Por Arturo Castellanos Canales

“Guadalajara, Guadalajara, tienes el alma más mexicana…”

Fragmento de la canción Guadalajara de Mariachi Vargas. 

               Sucede una vez cada cuatro años, se ha realizado solo en dieciséis ocasiones, por tercera ocasión llega a México y por primera vez se lleva a cabo en Guadalajara. Los Juegos Panamericanos son hoy el tema de conversación entre la mayoría de los mexicanos, sin embargo esta columna no se la dedicaré al evento deportivo en sí, sino a la ciudad que los hospeda, y es que ninguna ciudad se merecía tanto la organización de dicho certamen como lo es Guadalajara. 

               Pueden sentirse orgullosos los tapatíos, porque lo que está sucediendo en Jalisco y particularmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara es digno de reconocerse, analizarse e imitarse. Con poco más de cuatro millones y medio de habitantes, Guadalajara se ha encargado en la última década de ubicarse como la ciudad más representativa de México en el ámbito que se imagine. En fútbol, Javier “El Chicharito” Hernández, En boxeo, Saúl “El Canelo” Álvarez, en música Alejandro Fernández y Maná, en belleza, Ximena Navarrete, en automovilismo, Sergio Pérez, en golf Lorena Ochoa, culinariamente el tequila y tradicionalmente el mariachi, demuestran que hoy México a los ojos del mundo, es Jalisco. 

               El éxito y posicionamiento jalisciense en el ámbito deportivo no es fortuito ni mucho menos reciente, pues consecutivamente durante los últimos once años ha sido Jalisco el estado que más preseas ha obtenido en la Olimpiada Nacional. Por ello, merecidamente llegan los Juegos Panamericanos a la capital tapatía, con los cuales, se estima que se genere para la Zona Metropolitana de Guadalajara una derrama económica por la nada despreciable suma de 2 mil 702 millones de dólares, además de la creación de 49,592 empleos permanentes y eventuales que se prevé genere la justa deportiva. Considerando que la inversión para su organización fue de 1,343 millones de dólares, provenientes de capital tanto público como privado*, podemos hablar de un negocio redondo, y todo lo anterior sin mencionar la proyección mediática internacional que recibirá la ciudad y el estado durante las próximas dos semanas. 

               Tuve la oportunidad de estar el pasado fin de semana en Guadalajara con el pretexto de la inauguración de los Juegos Panamericanos y lo que hallé me dejó con un gratísimo sabor de boca. Entiendo que la ciudad estaba de gala por ser la sede de un evento internacional, pero más allá de ello, me encontré con una sociedad vigorosa, trabajadora, orgullosa. Una sociedad que ha sabido desarrollar una infraestructura vial, deportiva y cultural de primer nivel. Una sociedad que se ha encargado de recuperar y rehabilitar sus espacios públicos. Una sociedad que busca posicionar a Guadalajara a nivel internacional con la organización de eventos como el de la Feria Internacional del Libro, la cual se realiza anualmente y que es la mayor de su tipo en el mundo del habla hispana o como el Lorena Ochoa Invitational el cual se realiza año con año en el Country Club de Guadalajara, dentro de la gira de la LPGA.

                Circular por la Avenida Lázaro Cárdenas, salir a correr por la calle de Pablo Neruda, cenar en la zona de Andares, disfrutar del ballet en el Teatro Degollado, tomar un café en Chapultepec, recorrer el centro histórico y platicar con su gente, confirman el mote de la Perla de Occidente pues hoy la ciudad de Guadalajara está más guapa que nunca.

___________________

* Datos obtenidos de la publicación hecha por el diario El Informador el día 1 de abril de 2011.