Alejandro Alfonso Galeano

 

 

 

 

 

 

 

Partido Acción Nacional 

Aproximadamente a las ocho de la noche del 2 de julio del año 2000, el entonces presidente del Instituto Federal Electoral, José Woldenberg, interrumpía la señal de todos los medios masivos de comunicación para dar un mensaje. La primera tendencia general del conteo de votos para la elección de la Presidencia de la República, daba como ganador a la coalición Alianza por el Cambio, formada por el Partido Acción Nacional y el Partido Verde Ecologista de México, cuyo abanderado era el licenciado Vicente Fox Quesada. Durante varios minutos la incertidumbre y el escepticismo era palpable. ¿De verdad había caído el todo poderoso PRI? 

Minutos después, el entonces Presidente de México, Ernesto Zedillo, acabaría con la incertidumbre para dar paso a la euforia. “México ha vivido una jornada electoral que por su orden y legalidad, por su transparencia y civilidad ha resultado ejemplar. Hace un momento me he comunicado telefónicamente con el licenciado Vicente Fox para expresarle mi sincera felicitación por su triunfo electoral, así como para manifestarle la absoluta disposición del Gobierno que presido, a fin de colaborar, desde ahora y hasta el próximo primero de diciembre, en todos los aspectos que sean importantes para el buen inicio de la próxima administración federal”. El país explotó en júbilo. Triunfante, Vicente Fox rodeado por miles de mexicanos en el Ángel de la Independencia proclamaba su amor por México y su enorme disposición para trabajar por un mejor país. Fue en ese preciso e histórico momento, que se tiene constancia de la primera gran mentira a nivel presidencial del PAN. 

Hoy me queda claro que aquella noche del 2 de julio del año 2000, la gente no festejaba el inicio del México que queremos, sino la salida del México que no queríamos. El PAN ha sido totalmente incompetente en acabar con la apatía ciudadana para luchar por un mejor país. Pensamos que ya habíamos hecho nuestra parte por sacar al PRI a través de las urnas y que a partir de ese instante, todo el trabajo sería para el gobierno entrante. ¿Alguien puede asegurar que hoy México es un país mejor que hace once años? 

Al llegar a la Presidencia, el PAN encontró un Estado rebasado por la corrupción y a un país estancado en el atraso. Tanto la administración de Vicente Fox como la de Felipe Calderón, han demostrado que el reto de lograr un país mejor (o menos malo), es muy grande para ellos. El gobierno de omisión de Fox y la falta de previsión de Calderón, han hecho que muchos mexicanos tengamos la terrible sensación de que se han perdido once años. 

Suplicaría que no se me ponga en la lista de los idiotas que creen que nada se ha logrado; lo que creo es que el costo ha sido altísimo y los daños materiales y morales incuantificables. En una empresa común y corriente, Vicente Fox y Felipe Calderón habrían sido despedidos al tercer año.

 Denise Dresser escribió alguna vez: “Gracias al PRI, el país padeció tantos años de mal gobierno. Gracias al PAN es probable que la historia se repita”. El futuro del PAN para el 2012 pinta gris. 

Realmente no me considero panista, (si acaso antipriista) pero me queda la impresión que el PAN ha tenido que luchar contra la peor oposición de la historia (antes no la había, hay que decirlo) y con una ciudadanía completamente absorta en la apatía. No, Fox y Calderón no han sido grandes gobernantes, pero nosotros tampoco hemos sido un gran pueblo. 

Pues eso.