Por Arturo Castellanos Canales

“El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones.” Winston Churchill

Eran siete en un inicio. El Senador Manlio Fabio Beltrones y Enrique Peña Nieto aspiraban a la candidatura presidencial de la alianza PRI, PVEM y PANAL; Andrés Manuel López Obrador y el Jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, contendían por la de los partidos de izquierda (PRD, PT y Movimiento Ciudadano); mientras que Josefina Vázquez Mota, Ernesto Cordero y Santiago Creel se disputan el abanderamiento del PAN.

Los primeros dos partidos han definido a sus respectivos representantes. Tanto el tabasqueño López Obrador, debido a su victoria en encuestas sobre Ebrard, como el ex gobernador mexiquense, Enrique Peña, tras la declinación de Beltrones, han asegurado su aparición en las boletas del 2 de julio de 2012. Ante lo cual, la pregunta más obvia que surge es, ¿Por qué razón el PAN sigue deshojando margaritas mientras los demás partidos ya cuentan con un candidato definido?

Pocos son los que se han dado cuenta de la brillantez que podría surgir para el PAN de la ausencia de un candidato único. Me explico. De acuerdo al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), ningún precandidato tendrá la posibilidad de promocionar su imagen o campaña directa en spots oficiales de radio y televisión durante el período comprendido entre el 18 de diciembre (fecha en que comienzan las precampañas), y el 30 de marzo (día en el que arrancaran oficialmente las campañas presidenciales). Lo que sí podrán hacer los partidos durante esas fechas, será promocionar la imagen de los “precandidatos” que contiendan por la candidatura oficial de su partido, siempre y cuando exista una competencia debidamente inscrita ante el IFE entre los aspirantes. Es decir, todos los partidos gozarán durante ese período de 18 minutos diarios en radio y televisión, sin embargo, solo el PAN podrá dedicarlos a la imagen de Josefina, Creel y Cordero, mientras que las alianzas de los candidatos Peña y López, tendrán prohibido hacer alusión a su persona.

Podría ser verdaderamente redituable para el PAN el mencionado escenario. Pero, ¿apoco creen que los demás partidos se quedarán sentados de brazos? Ya el dirigente perredista afirmó que para promocionar a Andrés Manuel deberán echarle “imaginación”. ¿A qué clase de “imaginación” se estarán refiriendo? Llámenme mal pensado si gustan, pero a mí me parece muy curiosa (por no decir “imaginativa”) la presentación del libro de Enrique Peña Nieto “México, la Gran Esperanza”. Me puedo imaginar ya los miles de anuncios espectaculares que inundarán el Periférico, con la cara de Peña, su nombre y apellido en mayúsculas, y una imagen apenas visible de la portada de su libro. Todo gasto a cargo de la casa editorial, claro. No es que esté en contra de la creación literaria de nuestros aspirantes presidenciales, ¡al contrario! Lo que me molesta es la razón de fondo, la forma de darle vuelta a la Ley. En cuanto a Andrés Manuel, él ya tiene un libro, ¿qué sigue? ¿Un CD? ¿Un calendario? A ver qué tan “imaginativos” nos salen los izquierdistas.

Faltan muchos días, debates, estrategias, encuestas e “imaginaciones” hasta la fecha de la elección y de los siete que quedaban, solo uno ganará, ¿quién será?

____________

Me preocupa la visión que tienen los candidatos republicanos, Rick Perry, Mitt Romney y Herman Cain, sobre México, al cual siguen considerando Estado fallido, por lo que siguen promoviendo una impermeabilización de la frontera Sur, ante la supuesta presencia del grupo Hezbolá en México, ¡Hágame el favor! Ay México… tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos.

@CastellanosACC